SOY COMO UN TREN. LEÓN GIECCO